La niebla azul

No hace mucho, el mundo era tan hermoso, pájaros, animales y plantas verdes hacían la belleza de un paisaje. En las ciudades se podía encontrar personas que intentaban persuadir a otras de cuidar al mundo. Cuidar el agua, respetar los animales, evitar los agrotóxicos, utilizar al sol como energía renovable, controlar la natalidad de las poblaciones mas pobres, etc, etc y, obviamente estaban los que no hacían nada y no dejaban hacer. La tecnología se apoderó de la mente humana y lo alejó del amor, de la bondad, del bien común.

Treinta años después de 2017 la Tierra enfureció. Un conjunto de efectos climáticos contrajo numerosas catástrofes y la contaminación del agua esta en un punto máximo. La guerra ya no es por religión, ni por petróleo, ni por quien tiene las mejores armas nucleares. Es el agua el tesoro mas buscado y se genera otra vez un poder mezquino y juega con intereses peores pues de mas esta decir que de agua somos y sin ella no hay vida.

nevreme

 

Diversos lugares desaparecieron bajo las aguas, no existe el hielo polar. Las temperaturas son tan altas que es casi imposible permanecer mucho tiempo al sol. Tantas especies de flora y fauna se extinguieron debido al clima; las sequías extremas o inundaciones con contenidos tóxicos de fábricas o miserias que hoy no existen pero dejaron gran parte de países productores de minerales; el suelo y el agua envenenada que rápidamente se extendieron miles y miles de kilómetros de recursos irreparables.

Las viviendas solo es un típico paisaje para el recuerdo. Desde que se derritió el polo mas fuerte, el del Sur, poblaciones completas construyeron ciudades en lo profundo de la tierra debido al poder aislante del calor que agobia. Tornados de categorías nunca vistas destruyen todo a su paso. Las lluvias siempre se producen con granizos que son grandes pedradas de hielo. Llegamos a esto, solo esperamos un milagro.

Sobrevivientes de las guerras químicas del Asia, emigraron a otros puntos. Gran parte de los continentes europeo, América del Norte es desolado e inhabitable, el pulmón del planeta, el Amazonas, no sobrevivirá mucho tiempo… Hoy me tocó hacer guardia en  unas parcelas de verduras y tengo orden de evitar como dé lugar que los “hambrientos” nos roben los alimentos.

By Calú Carz

Un silencio que aturde

En el silencio que inquieta los tímpanos,

La mente despierta ruidosos recuerdos de algún momento,

Del helado olvido o de un tierno reflejo atesorado.

Asi es esta vida, quizás es lo único que nos da la pauta de que es eso:

La vida… nacer, crecer, reproducirse, envejecer y morir.

 

El silencio es un filósofo ermitaño y sabio

177592__ladybug-beetle-insect-leaf-fall-fall_p

Si lo escucharamos mas a menudo sin temor alguno

La mente aprendería a respetar la soledad,

Aunque somos seres que vivimos conectados a otros,

La soledad es para los que tienen en el alma el silencio como amigo.

El silencio aturde cuando tu interior esta lleno de  trabajos inconclusos, de rabia, desazón.

Esta lleno de frustraciones desvalidas… de caos y encuentros de nuestras propias convicciones pero es eso  la vida.

Un aprendizaje constante..hasta el mismo día en que cruzamos a lo desconocido.

Aprendemos desde el primer respiro…hasta el ultimo expiro.

Decimos conocer todo y no es mas que la frase redicha de Sócrates:   “solo se que no se nada” .

 

Con las correas bien cortas

-Bueno… ¿Cuando volverás? -Le dijo sin mirarlo, ocultando su evidente disconformidad.

-No lo sé… tal vez pronto, tal vez me tome un tiempo … quizás sea mejor no saberlo. No quiero mantener una promesa, ni una presión que condicione mi distancia. -Contestó mientras encendía un cigarrillo.

-Puede que yo también cambie… y me dé a la libre deposición de saberte perdido… así sin ataduras podré elegir lo que el mar me regale, o me dé a caminar sin buscar nada, quizás así  llegue lo correcto. Yo, yo no voy a esperarte. Cuando regreses, si es que tienes ganas, te pido que antes de entrar golpees la puerta, por si acaso me encuentro en un mundo que me necesita y que tal vez elija para siempre como te elegí a ti… pero esta vez, juro no equivocarme de nuevo… replicó ella.

cerrando-ciclos-1

-No entiendo, me dijiste que era tu último amor, tu última elección, que me permitirías ser libre y entonces …¿Que pasó? El hizo unos pasos para alcanzarla… pero una fuerza de razón lo detuvo.

-¿Pasó…? Pasó que me di cuenta que no eres imprescindible, ahora ve por tu vida…  Entra y sale de cualquier vida, pero no de la mia. Yo siento, tengo vida y, ¿Sabes? ¡Mi vida siente dolor! Y no quiero hacerle daño… ya no… por lo tanto, ¿Quieres experimentar después de haberte casado? Muy bien, por ti, no por mi. Pues creía eso de unidos en matrimonio, en las buenas y en las malas, etc, etc.  ¡Ah! Eso de la pobreza y enfermedad… y que se yo y que sé cuanto. Pues bien… déjame las llaves sobre la mesada, y toma esto, no me hacen falta recordarte con objetos.- Colocó el anillo de casados entre las manos de su amado. Le dio un beso en la frente y le dijo con una leve sonrisa.

-¡Buena suerte!

-¿Donde vas?-Le preguntó en un tono de quien sigue atado a la condición y no a lo que terminaba de expresar. Ella lo miró mientras recogía la llave de su automóvil y alzando su bolso se dirigió a él.

-Voy por un café bien expreso de libertad muy lejos de un papanatas bueno para nada.

By Calú Carz

Con el corazón

¿Cómo no sentirme frustrada? ¿Cómo no pedir ayuda? ¿Cómo no exponerse ante mi problema… que, no es bélica, pero puedo curar un corazón de trece años?

Huí del riesgo de morir o desaparecer. Huí de una masacre empeñada en pisotear todos mis pequeños huertos. Hice un corte. Y del otro lado quedó mi corazón. Aunque sanada pero con cicatrices volví por él, y el egoísmo me volvió a golpear a costa de lágrimas tiernas. Ahora. Que ya no pueden con su tristeza y lágrimas, me llama el egoísmo para entregarme una  dulce vida, casi sin esperanzas de volverme a ver.  Y…, mis brazos aún están vacíos.

-¡Oh Mundo! dijo Jesús: “Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; tocad, y se os abrirá”.

-¿Porque no pedir si de mi depente acabar con esa tristeza de su alma, que no calla ni cesa, que mi tormento dejó a la deriva y en el que nunca dejé de sufrirle?

Las campanas suenan mas seguido, y con ellas se acrecienta mi incertidumbre. Mas el vil dinero no llega y la distancia parece infinita.

Me siento desangrar, me siento cansada… mi corazón y mi mente juegan con mis nervios que ya, no son de acero. Mas golpeo y golpeo las puertas y no consigo un alma que me tienda aunque mas no sea una mirada de compasión.

Él. Él es un tierno y dulce niño… que la vida me dio a pesar que llegó como un golpe de puño a mi dignidad. Aún así, lo amé con todas mis fuerzas… y hoy, hoy clama por mi.

Mas pido con el corazón en la mano poder ir  por él, por mi, pues juré hacerlo, como sea, como me salga… a costa de toda mi existencia. No quiero ni pensar. No, no quiero que por no hacer nada, vuele con alas de ángel; más aún cuando no le encuentre el sentido a su frágil  vida, por su inexperiencia y turbulenta edad, donde todo es contradicción y aprendizaje como tambien definición y corale por ése miedo es  que hoy me atrevo a contarles.

Calú Carz

Metamorfosis

diario-una-mujer-ii-l-1

Se hizo la noche…esperando sonara el móvil que, como un trofeo miraba de vez en cuando. Dejé el parlante libre y permitirme escucharlo timbrar sin atenderlo, por si acaso me llamaba. Hubiera querido eso.  Me hice fuerte, de roble, todo el día para no ser yo quien quiebre el orgullo, inventando una excusa. Esas excusas que van vestidas de “no te creo”, que en mí son tan malas actrices y no venden lo que son, ni merecen tener ése nombre.

Me hice un café, lavé los platos… acomodé la alacena… hasta limpié la heladera, y, odio limpiar la heladera, pues se congelan las puntas de los dedos y duelen tanto. El reloj ahí, muy campante corría las agujas de las horas, minutos, segundos…hasta descubrí que el segundero hace vaivén en el número veinte. Mis suspiros frecuentes querían suplicaban por algo, un poco, de lógica. Eran minutos de exámen, mi exámen interior, lo peor de ese exàmen es que era de improviso. Pero fui fuerte.

Ya de noche, los autos hacían reflejos en los vidrios de la sala. Hacía frío, la niebla espesa ya cubría el caserío mas próximo. Me dispuse a darme una ducha. Puse mi agonía sobre el botiquín del baño. Fué entonces que desperté del sueño, un sueño que pocas llegamos a tenerlo y a razonarlo, que es lo más mágico, lógico y sano para una mujer, darse el valor que le correponde, somos las ultimas en la fila de las prioridades amorosas. Me dieron unas ganas de reír… y reí. Me reí de mi. Me reí pensando la escena desde fuera de mi, yo pensando en ti, ¿y tu? Tu seguramente ni me recuerdas, por que asi trabaja la mente de un hombre. Borra y vuelve a empezar sobre lo tibio. Nosotras no, o por lo manos la mayoría, mejor dicho las de mi especie… las románticas sin cura.

29-08-06-1

Entonces una fuerza interna de mi, actuó con desapego, libertad, reviviendo mi amor propio, un poco revolucionando. Apagué el móvil. Ya me había desvestido, caminé hasta el dormitorio sintiéndome despojada de ataduras, descalza; pude sentir el frío del piso, y mis cabellos en mis hombros relajándome la espalda. Abrí el cajón de la mesita de luz…y lo dejé ahí. Lo miré diciendo -No eres mas importante que yo, si no te importo ¿Porqué habría de hacerlo yo?- Y cerré con un golpe ese cajón, liberándome así de tu olvido e hipocresía.

Luego en la ducha, entre la lluvia…disimuladamente, caía una débil gota salada, perdiéndose entre las otras; que, diría el orgullo, es la oveja negra que atraviesa mis mejillas…

By Calú Carz

Estos sentidos sin sentimientos

Es así, me encuentran estas fiestas con un derroche de sentidos bloqueando mi garganta.

-¡Vaya… !-Pensé que no me importaban, pero se formó una cascada.

Estoy viviendo un sueño, o quizás sea una pesadilla. Miro mi entorno y es tan distinto que extraño no llorar de angustia.

Veo que en vez de tormentas eléctricas tengo nieve, en vez de asado y empanadas, tengo lazaña y espumante italiano. Pesa y duele. Pero ya estoy aqui, ya pasó. Dicen que no hay que llorar sobre la leche derramada, que peor es nada, que mas vale arriesgarse que quedarse…etc, etc. Siempre fuí de arriesgarme a todo, de intentar ser otra, de buscar la salida… es porque soy un tanto soñadora que en vez de usar la realidad uso la ilusión.

-¿Leen lo que digo? “Uso la ilusión…”

-De ilusión también se vive… pero se come y no llena-Decía mi abuela.

Tambien, ayer, en la cena de vigilia di Natale aprendí que es eso; una cena. No una fiesta desenfrenada. He vivido equivocada o la costumbre argentina esta errada. Y mucho.

Este año le he pasado muy feo, muy sola y muy cambiante. Dudando que un mortal me ame. De algo estoy segura: Dios me ama,  también un guapo italiano y repite como un rezo un “te amo” para lograr convencerme de ello. Menos mal que me lo reza.

Como ven, tengo una cascada de sentidos sin sentimientos, que me estrujan y me duele. Una máquina que no para  y son éstas fiestas que me daban la sensación de que tenía una familia que ( desde que murió mi padre hace un poco mas de un año) creía tener o creyendo vivía.

Descubrí que me gusta el invierno, a pesar que no duermo si tengo frío en los pies. Que me dá fiaca si debo salir a enfrentarme al primer rayo del sol derritiendo la escarcha del  aquel pino. Pero cuando siento ese  aire fresco en mi cara…-¡Ah, me gusta tanto!-, como beber agua en una tarde de verano, como dormir despues de un desvelo, como saber que aún hay tiempo.

De algo no me quejo; de sentime tan llena de sentidos, que me hace saber que mi vida siente, equivocada o no; con sabores amargos, dulces y agrios, de victorias y derrotas; de luchas sin miedo, con miedo; mas solitaria que acompañada. Incomprendida aún con un libro de razón y que aún así, entendí que a la única que le debe importar lo que llevo dentro, soy yo.

By Calú Carz

Esta entrada fue publicada en diciembre 26, 2016. 8 comentarios

Minúsculo perfume

silueta-de-rostro-de-mujer-6417

Corre fresco mi asombro, cuando por la esquina percibo tu aroma.

Me azota el recuerdo de tu sonrisa, de todo lo que en mí significa.

Camino entre la gente, no sé donde va mi pena y me desploma.

Todo resplandece y se esfuma con una  fuerza que crucifica.

Emerjo en un sueño bebiendo gota a gota la esencia que asoma.

Tal vez para reguardar tu recuerdo en este instante que me toma…

By Calú Carz