Con el corazón

¿Cómo no sentirme frustrada? ¿Cómo no pedir ayuda? ¿Cómo no exponerse ante mi problema… que, no es bélica, pero puedo curar un corazón de trece años?

Huí del riesgo de morir o desaparecer. Huí de una masacre empeñada en pisotear todos mis pequeños huertos. Hice un corte. Y del otro lado quedó mi corazón. Aunque sanada pero con cicatrices volví por él, y el egoísmo me volvió a golpear a costa de lágrimas tiernas. Ahora. Que ya no pueden con su tristeza y lágrimas, me llama el egoísmo para entregarme una  dulce vida, casi sin esperanzas de volverme a ver.  Y…, mis brazos aún están vacíos.

-¡Oh Mundo! dijo Jesús: “Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; tocad, y se os abrirá”.

-¿Porque no pedir si de mi depente acabar con esa tristeza de su alma, que no calla ni cesa, que mi tormento dejó a la deriva y en el que nunca dejé de sufrirle?

Las campanas suenan mas seguido, y con ellas se acrecienta mi incertidumbre. Mas el vil dinero no llega y la distancia parece infinita.

Me siento desangrar, me siento cansada… mi corazón y mi mente juegan con mis nervios que ya, no son de acero. Mas golpeo y golpeo las puertas y no consigo un alma que me tienda aunque mas no sea una mirada de compasión.

Él. Él es un tierno y dulce niño… que la vida me dio a pesar que llegó como un golpe de puño a mi dignidad. Aún así, lo amé con todas mis fuerzas… y hoy, hoy clama por mi.

Mas pido con el corazón en la mano poder ir  por él, por mi, pues juré hacerlo, como sea, como me salga… a costa de toda mi existencia. No quiero ni pensar. No, no quiero que por no hacer nada, vuele con alas de ángel; más aún cuando no le encuentre el sentido a su frágil  vida, por su inexperiencia y turbulenta edad, donde todo es contradicción y aprendizaje como tambien definición y corale por ése miedo es  que hoy me atrevo a contarles.

Calú Carz

Anuncios

Metamorfosis

diario-una-mujer-ii-l-1

Se hizo la noche…esperando sonara el móvil que, como un trofeo miraba de vez en cuando. Dejé el parlante libre y permitirme escucharlo timbrar sin atenderlo, por si acaso me llamaba. Hubiera querido eso.  Me hice fuerte, de roble, todo el día para no ser yo quien quiebre el orgullo, inventando una excusa. Esas excusas que van vestidas de “no te creo”, que en mí son tan malas actrices y no venden lo que son, ni merecen tener ése nombre.

Me hice un café, lavé los platos… acomodé la alacena… hasta limpié la heladera, y, odio limpiar la heladera, pues se congelan las puntas de los dedos y duelen tanto. El reloj ahí, muy campante corría las agujas de las horas, minutos, segundos…hasta descubrí que el segundero hace vaivén en el número veinte. Mis suspiros frecuentes querían suplicaban por algo, un poco, de lógica. Eran minutos de exámen, mi exámen interior, lo peor de ese exàmen es que era de improviso. Pero fui fuerte.

Ya de noche, los autos hacían reflejos en los vidrios de la sala. Hacía frío, la niebla espesa ya cubría el caserío mas próximo. Me dispuse a darme una ducha. Puse mi agonía sobre el botiquín del baño. Fué entonces que desperté del sueño, un sueño que pocas llegamos a tenerlo y a razonarlo, que es lo más mágico, lógico y sano para una mujer, darse el valor que le correponde, somos las ultimas en la fila de las prioridades amorosas. Me dieron unas ganas de reír… y reí. Me reí de mi. Me reí pensando la escena desde fuera de mi, yo pensando en ti, ¿y tu? Tu seguramente ni me recuerdas, por que asi trabaja la mente de un hombre. Borra y vuelve a empezar sobre lo tibio. Nosotras no, o por lo manos la mayoría, mejor dicho las de mi especie… las románticas sin cura.

29-08-06-1

Entonces una fuerza interna de mi, actuó con desapego, libertad, reviviendo mi amor propio, un poco revolucionando. Apagué el móvil. Ya me había desvestido, caminé hasta el dormitorio sintiéndome despojada de ataduras, descalza; pude sentir el frío del piso, y mis cabellos en mis hombros relajándome la espalda. Abrí el cajón de la mesita de luz…y lo dejé ahí. Lo miré diciendo -No eres mas importante que yo, si no te importo ¿Porqué habría de hacerlo yo?- Y cerré con un golpe ese cajón, liberándome así de tu olvido e hipocresía.

Luego en la ducha, entre la lluvia…disimuladamente, caía una débil gota salada, perdiéndose entre las otras; que, diría el orgullo, es la oveja negra que atraviesa mis mejillas…

By Calú Carz

Estos sentidos sin sentimientos

Es así, me encuentran estas fiestas con un derroche de sentidos bloqueando mi garganta.

-¡Vaya… !-Pensé que no me importaban, pero se formó una cascada.

Estoy viviendo un sueño, o quizás sea una pesadilla. Miro mi entorno y es tan distinto que extraño no llorar de angustia.

Veo que en vez de tormentas eléctricas tengo nieve, en vez de asado y empanadas, tengo lazaña y espumante italiano. Pesa y duele. Pero ya estoy aqui, ya pasó. Dicen que no hay que llorar sobre la leche derramada, que peor es nada, que mas vale arriesgarse que quedarse…etc, etc. Siempre fuí de arriesgarme a todo, de intentar ser otra, de buscar la salida… es porque soy un tanto soñadora que en vez de usar la realidad uso la ilusión.

-¿Leen lo que digo? “Uso la ilusión…”

-De ilusión también se vive… pero se come y no llena-Decía mi abuela.

Tambien, ayer, en la cena de vigilia di Natale aprendí que es eso; una cena. No una fiesta desenfrenada. He vivido equivocada o la costumbre argentina esta errada. Y mucho.

Este año le he pasado muy feo, muy sola y muy cambiante. Dudando que un mortal me ame. De algo estoy segura: Dios me ama,  también un guapo italiano y repite como un rezo un “te amo” para lograr convencerme de ello. Menos mal que me lo reza.

Como ven, tengo una cascada de sentidos sin sentimientos, que me estrujan y me duele. Una máquina que no para  y son éstas fiestas que me daban la sensación de que tenía una familia que ( desde que murió mi padre hace un poco mas de un año) creía tener o creyendo vivía.

Descubrí que me gusta el invierno, a pesar que no duermo si tengo frío en los pies. Que me dá fiaca si debo salir a enfrentarme al primer rayo del sol derritiendo la escarcha del  aquel pino. Pero cuando siento ese  aire fresco en mi cara…-¡Ah, me gusta tanto!-, como beber agua en una tarde de verano, como dormir despues de un desvelo, como saber que aún hay tiempo.

De algo no me quejo; de sentime tan llena de sentidos, que me hace saber que mi vida siente, equivocada o no; con sabores amargos, dulces y agrios, de victorias y derrotas; de luchas sin miedo, con miedo; mas solitaria que acompañada. Incomprendida aún con un libro de razón y que aún así, entendí que a la única que le debe importar lo que llevo dentro, soy yo.

By Calú Carz

Minúsculo perfume

silueta-de-rostro-de-mujer-6417

Corre fresco mi asombro, cuando por la esquina percibo tu aroma.

Me azota el recuerdo de tu sonrisa, de todo lo que en mí significa.

Camino entre la gente, no sé donde va mi pena y me desploma.

Todo resplandece y se esfuma con una  fuerza que crucifica.

Emerjo en un sueño bebiendo gota a gota la esencia que asoma.

Tal vez para reguardar tu recuerdo en este instante que me toma…

By Calú Carz

El encuentro

mujer-triste-sola-sentada-en-el-tronco-de-un-arbol

Cuando pienso en la causa de mi tristeza, ya no caen lágrimas. Es como mirarla sentada a mi lado observando un mismo sentido, a un mismo nivel. Y es que me cuesta acostumbrarme a verla ahí, pero quizás ya no hay remedio.

Luché mucho, mucho. Hasta que dejé de jalar la cuerda de mis sueños, de mis metas, de mis afectos. Pero quedan secuelas, las que quedaron en lo profundo de mi alma y emergen en despertares agitados y sudorosos, llenos de desesperación e impotencia.Temo y me contengo, no se cómo; tal vez hasta creo que me miento  que todo estará bien para no dejar de creer que aun puedo y tengo tiempo…

Un día corté por lo sano pero sacrifiqué mitad del corazón. Esa mitad me hace sentir que estoy vacía o -¿Debo mirar la otra mitad?- No puedo. La otra mitad es mi vida, yo soy solo un cuerpo con la vida que dejó al pendiente.

687ce03424466bdfe8850e99330c19a1

Ahora estoy mas serena.

Me admiro el desapego que se creó por aquello, por algunos.

Salí del filo del abismo. Rompí cadenas, inventé una salida.

Dejé un entorno tóxico que pisoteaban mi existencia del modo mas ruin, tan cercano, tan mío que gozaban mis lágrimas y también mis desaciertos.

Fue tanto, de alguna manera demasiado.

Hoy sano heridas y busco un anhelado  encuentro de mi cuerpo y con su propia vida…

 

De invierno

tumblr_mpu1eqexns1svlgeso2_500

En invernales horas, mirad a Carolina.
Medio apelotonada, descansa en el sillón,
envuelta con su abrigo de marta cibelina
y no lejos del fuego que brilla en el salón.

El fino angora blanco junto a ella se reclina,
rozando con su hocico la falda de Aleçón,
no lejos de las jarras de porcelana china
que medio oculta un biombo de seda del Japón.

Con sus sutiles filtros la invade un dulce sueño:
entro, sin hacer ruido: dejo mi abrigo gris;
voy a besar su rostro, rosado y halagüeño

como una rosa roja que fuera flor de lis.
Abre los ojos; mírame con su mirar risueño,
y en tanto cae la nieve del cielo de París.

-Rubén Darío

“Frijolito”

1028182224_p2crwtue_07

De mil amores me has conquistado

Del modo compacto que te he encontrado

Con la indiferencia de quien te ha votado

Deambulan e ignoran tu pesada vil suerte

Por ser un estorbo, al portal de la muerte

Es lo que no entiendo y tanto me impacta

En noventa gramos para ser  mas exacta

Aun tus pulmones con silbidos aclaman

¡Que alguien ayude a un peludo que no aman!

Oigo lejano tu perruno aliento

Buscando, percibiendo -Capaz es el viento

Camino unos pasos, te escucho difuso

Desespero mas ¡Le escucho confuso!

Cual  bolsa minúscula, un ruin envoltorio

Tal sorpresa me lleva a mi exclamatorio

En mis pies te encuentro inmóvil, tendido

¡Más que fuerza de vida has tenido!

Me colma de impotencia y  grande ternura

– ¡Oh! ¡Pobrecillo!  Cachorro ¡Que lindura!

Que somos de raza mediocre, ¡Dá pena!

Apenas socorro tu prisión de condena

Mueves tu pequeño e inquieto rabito

lamiendo mi mano, al fin angelito

Aqui estoy ya contigo,  por siempre bigote

No temas dulzura,  chiquito-grandote

Apuesto el amor  que tu madre te guarda

Lo siente sus pechos ¿Porque tanto tardas?

Aunque así, no temas, invento tu calma

Que ya el nombre  inspira para ti mi alma

leoncillo de “Frijolito” por tu alegría inocente y calma.

By Calù Carz

Inspiración real de Frijolito que aún extraño y amo.